Description only available in Spanish
“Todo empezó con un limonero pegado a la fachada de una casa de Torrent, Girona”. Ese limonero fue el que hizo que Georgina Regàs, la impulsora del Museu de la Confitura, descubriera el mundo de las mermeladas. Lleva toda una vida dedicada a la realización de mermeladas de calidad, artesanales y en la que utiliza frutas y hortalizas de los pequeños productores de Girona.


El Museu de la Confitura abrió sus puertas en 2004 y desde entonces no ha dejado de organizar exposiciones, talleres y cursos sobre cómo aprender a hacer mermeladas de sabores tan originales como nísperos, arándanos o calabaza.


El Museu de la Confitura ha contado con el apoyo financiero de Triodos Bank para continuar con la divulgación de cómo hacer una buena mermelada con productos de proximidad.
El objetivo del museo es mantener una antigua tradición de conservar frutas y verduras, porque forma parte de nuestro patrimonio. Transmitir lo que sabemos, lo que hemos aprendido, es un acto cultural que tenemos el deber de transferir.
Georgina Regàs, fundadora de Museu de la Confitura